Bienvenidos al mundo que he recorrido en mis vaqueros.
Espero que disfrutéis de las vistas.
Era un niño con mirada de viejo. De cansado. Y sin embargo, desde el fondo de los ojos le relucían, tenuemente, sus ilusiones de niño.


iBarranco

1 comentario:

Ave De Estinfalo dijo...

Que bonito

Las ilusiones suelen vivir durante mucho tiempo

Saludos!

:D